null RETRANSMISIÓN EN DIRECTO DE LA OPERA "ERNANI" DE VERDI

RETRANSMISIÓN EN DIRECTO DE LA OPERA "ERNANI" DE VERDI

Una vez más se retransmitirá en directo la ópera "Ernani" desde el teatro Campoamor, el martes 31 de enero a las 19:30 h en la Casa de Cultura de Pola de Laviana para todos los públicos.

Libreto de Francesco Maria Piave, basado en la tragedia Hernani(1830) de Victor Hugo. Drama lirico en cuatro actos que se estrenó en el Teatro de La Fenice de Venecia el 9 de marzo de 1844. 

La obra se estrenó en La Fenice de Venecia en 1844. El libreto de Francesco Maria Piave, está basado en el drama Hernani de Victor Hugo . En esta ópera de juventud Verdi compone una música llena de vigor y frescura. Desde su estrenó cosecho un éxito enorme pasando a formar parte del repertorio lírico de todos los teatros de ópera del mundo.

Personajes:

  • Ernani (Noble proscrito)
  • Elvira (Prometida de Ernani)
  • Don Carlo (Emperador Carlos V)
  • Don Ruy Gómez de Silva (Enamorado de Elvira)
  • Giovanna (Doncella de Elvira)
  • Don Riccardo (Escudero de Don Carlos)
  • Jago (Escudero de Silva)

Breve resumen del argumento:

El padre de Ernani había sido injustamente tratado por el rey español, Don Carlos. Por ello, Ernani se convierte en un rebelde que vive como un bandido en las montañas de Aragón. Ernani está enamorado de Elvira y ésta le corresponde. Ernani quiere liberarla de las garras de su tío Ruy Gómez de Silva que quiere casarse con ella. También Don Carlos la pretende, y la secuestra. Ante este hecho, Ernani y Silva se alían contra el rey. Sin embargo hay una condición: Ernani debe recompensar la hidalguía de Silva mostrándose dispuesto a morir cuando él se lo pida. Carlos es elegido rey de España y se descubre la conspiración. Tan sólo la petición de Elvira impide el castigo. El rey perdona y Elvira y Ernani se casan. En la noche de bodas, Silva exige la muerte de Ernani. Este se apuñala y Elvira se desploma a su lado mientras Silva se regocija al ver cumplida su venganza.

Acto I:

El bandido Ernani, un noble proscrito cuyo verdadero nombre es Juan de Aragón, ha sido despojado de sus bienes y desterrado por el rey. Se halla escondido en un solitario lugar de las montañas de Aragón acompañado de sus seguidores, todos ellos convertidos en bandidos. Ernani cuenta a sus hombres que está enamorado de Elvira y que ésta va a ser obligada a casarse con su tío y tutor. Todos los bandidos comprenden su pena y acceden a seguirle hasta el castillo para ayudarle a raptarla. En los aposentos del castillo, Elvira espera ansiosa la llegada de Ernani que va a liberarla del odiado matrimonio con su tío. Pero quien hace aparición, vestido con ropas modestas para no ser reconocido, es el propio rey Carlo que también ama a Elvira e intenta en vano huir con ella. Ésta le rechaza y entonces quiere obligarla pero irrumpe Ernani a tiempo de impedir a su enamorada que se hiera con un puñal al no tener otra salida. Los dos hombres se reconocen al instante y conmovido por el gesto de Elvira, Carlo aconseja a Ernani que huya y salve su vida. Justo en ese momento aparece Ruy Gómez de Silva y su asombro es paralelo a su ira al ver que la mujer a la que ama es asediada por dos individuos en su propia fortaleza. Desafía a los intrusos pero la llegada de Don Riccardo provoca que se descubra la identidad del rey y Silva no tiene más remedio que inclinarse ante Carlo. Éste pide que le ayude en sus pretensiones de acceder al trono imperial de Carlomagno y reconoce a Ernani como un hombre de su séquito para que pueda salir inmune. El acto termina con Ernani clamando venganza y con Elvira renovándole sus promesas de fidelidad.

Acto II:

El invitado En el castillo se festeja el inminente matrimonio de Silva con Elvira. Ernani ha desaparecido perseguido por orden del rey Carlo quien ha propagado la noticia de su muerte y por esta razón Elvira ha accedido al matrimonio. Un caballero anuncia la llegada de un peregrino en busca de refugio y Silva cree que el darle posada traerá buena suerte al nuevo enlace. Cuando entra Elvira vestida de novia, descubre que el peregrino es Ernani. Ella le revela que había decidido suicidarse ante el altar, convencida como estaba de su muerte. Silva, que había salido para ordenar la defensa del castillo ante las asechanzas de Carlo, encuentra, a su vuelta, abrazada a la pareja. No obstante, ante la llegada del rey, esconde a Ernani considerando el derecho de hospitalidad como sagrado. Entra Carlo que viene reclamando a Ernani pero Silva se niega a cederlo y, en represalia, se lleva a Elvira como rehén. Cuando quedan solos, Silva invita a Ernani a un duelo pero éste no quiere luchar con quien le ha salvado la vida. Le expone el peligro que corre Elvira al estar también Carlo enamorado de ella y le convence de unir sus fuerzas con las suyas para vengarse del rey. Una vez conseguido ese objetivo, Silva puede disponer libremente de la vida de Ernani, quien da su cuerno de caza en prenda de juramento: si Silva lo hace sonar, Ernani deberá morir.

Acto III:

Clemencia Carlo medita ante la tumba de Carlomagno en las catacumbas de Aquisgrán, bajo el gran vestíbulo donde los Electores se reúnen para designar al nuevo emperador de Alemania. Carlo se esconde en ese lugar para sorprender a los conspiradores que han de juntarse allí mismo, pues tiene conocimiento de un complot contra su vida. Llegan los confabulados entre los que están Silva y Ernani. Echan a suerte quien será el encargado de dar muerte al rey. El elegido es Ernani y entonces Silva le ofrece librarle del juramento de muerte que mantienen si le cede el puesto a él. Ernani no acepta. Suenan tres salvas de cañón anunciando la elección de Don Carlo como emperador y éste aprovecha el momento para ordenar la captura de los conjurados. Invaden la escena una multitud de soldados y también Electores y cortesanos, entre los que se encuentra Elvira. Carlo ordena que los nobles sean ejecutados y el resto enviados a mazmorras. Ernani se da a conocer como noble y reclama su derecho a que le ejecuten. Elvira pide clemencia al rey. Carlo, para comenzar bien su reinado, en un gesto de magnanimidad, indulta a todos y consiente en el matrimonio de Elvira con Ernani, al que reconoce como duque. Los presentes elevan sus voces para elogiar las buenas intenciones del emperador, excepto Silva que reclama venganza.

Acto IV:

La máscara En las proximidades de Zaragoza y en el castillo del rehabilitado Ernani como don Juan de Aragón, se celebra su boda con Elvira con un baile de disfraces. Entre los invitados destaca un siniestro personaje cubierto por una máscara. La fiesta se interrumpe con el sonido de un cuerno de caza. Ernani reconoce al momento su significado y aleja a Elvira de la estancia con el pretexto de que se encuentra mal por una vieja herida y necesita que vaya a buscar medicinas. Cuando se quedan solos, Silva se despoja de su antifaz y exige el cumplimiento de la promesa: le ofrece el puñal o el veneno como alternativa. Regresa Elvira y dándose cuenta de todo, suplica a Silva piedad para Ernani. Pero en honor al pacto, Ernani se apuñala maldiciendo a su perseguidor. Elvira se desploma a su lado mientras Silva se regocija al ver cumplida su venganza.